En el servicio de Cuidado de mayores es necesario contar con una sustituta, para seguir con la calidad de atención a la persona mayor.

La cuidadora es una persona que necesita descansar por su  actividad de cuidado de personas mayores,  esta necesita alguien que le sustituya, ya que es una actividad que satura y cansa al cuidador.

Para ello en Edades hemos diseñado el servicio de sustituto de cuidadora, que descarga de trabajo y responsabilidad al a cuidadora principal, ya que el esfuerzo físico y psicológico que supone el cuidado de estas personas mayores puede perjudicar la calidad de servicio para el usuario.

La carga de atender a un mayor, que precisa cuidados médicos y atenciones, necesita mucho tiempo y dedicación. Por tanto, hay que tener en cuentas que estas cuidadoras se cansen e incluso lleguen al agotamiento en algunos casos “quemarse” como decimos en jerga del servicio y por tanto baja mucho la mencionada calidad de atención en estas personas cuidadas.

La solución a esta situación y para que nuestras personas mayores sigan bien cuidados tenemos el servicio de sustitución Edades, para que el bienestar de ellos sea nuestra principal objetivo y finalidad del servicio es encontrar la mejor sustituta según las características del servicio.

Esta sustitución es una solución rápida y muy efectiva para todos, las cuidadoras, las personas mayores cuidadas y la familia de estos mayores que ven como su familiar sigue con la misma calidad de atención y cuidados.

Esta sustitución se produce de forma rápida y efectiva, para que el mayor note lo mínimo el cambio de cuidadora, que siempre es algo complicado para la persona mayor. En Edades buscamos las mejores sustitutas para que esta situación sea lo menos traumática y responda a los estándares de calidad de la atención, confianza y cercanía de los cuales son nuestra seña de identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *