Dependencia

Edades ayuda a domiciilio

Solicitar ayuda a la Dependencia

Como lo habíamos comentado anteriormente la “Ley de Dependencia”, Ley 39/2006, de 14 de diciembre, se basa en reconocer una paga económica para el cuidado de un familiar a través del servicio de ayuda a la dependencia.

La ley de Dependencia regula las condiciones de atención a las personas en situación de dependencia, sin embargo el procedimiento para reconocer el derecho a dichas prestaciones, dependerá de lo que establezca cada una de las Comunidades Autónomas.

Atención a las personas que, por razones de edad, enfermedad o discapacidad, junto con la falta o pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o de ayudas importantes para realizar las actividades básicas de la vida diaria; o en el caso de las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, necesitan de otros apoyos para su autonomía personal.

Edades le realiza toda la documentación que a veces es complicada y tediosa.

REQUISITOS

a) Ser español.
b) Residir en territorio nacional al menos durante cinco años, de los cuales, dos deben ser inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.
c) Encontrarse en situación de dependencia en alguno de los grados establecidos por la Ley de Dependencia.

Las personas que cumplan los requisitos, pero no tengan nacionalidad española, se regirá por lo establecido en la Ley Orgánica 4/2000 y para los menores que tampoco tengan nacionalidad española, estará a lo dispuesto en las Leyes del Menor vigentes.

DOCUMENTACIÓN 

Deberá presentarse la Solicitud del reconocimiento de la situación ley dependencia en la Comunidad y del derecho a las prestaciones del sistema, la misma que deberá estar acompañada de la siguiente documentación:

a) Documento de identidad (DNI, NIE o pasaporte)
b) Ejemplar original del informe de salud, a elaborar por la administración pública sanitaria, en modelo normalizado.
c) Manifestación por la persona solicitante, su representante legal o guardador/a de hecho, de la preferencia por la prestación o servicio a recibir, en modelo normalizado.
d) En el caso de que la persona beneficiaria opte por la prestación de cuidador/a en el entorno familiar deberá adjuntar un compromiso de permanencia y de formación de la persona propuesta como cuidadora, en modelo normalizado.
e) Cuando la persona solicitante sea beneficiaria de alguno de los servicios recogidos en el catálogo de la Ley de Dependencia y opte por seguir recibiendo el mismo deberá adjuntar un informe social realizado por la trabajadora social, que servirá de base para el informe social de entorno. Asimismo, deberá aportar copia del contrato y las tres últimas facturas mensuales al mes anterior a la presentación de la solicitud.
f) Ficha de mantenimiento de terceros a efectos de domiciliación bancaria, en modelo normalizado.
g) En el caso de que la persona beneficiaria opte por el servicio de teleasistencia deberá manifestar dicha opción, en modelo normalizado.
h) Las personas que carezcan de la nacionalidad española aportarán documentación acreditativa de su condición de residente, en la que figure copia del número de identificación de extranjeros.
i) Para las personas menores de edad, además de la fotocopia del libro de familia, se aportará fotocopia del documento de identidad si se dispone del mismo. De no disponer de él se aportará copia del documento de identidad del padre, la madre o la persona que ejerza la tutoría legal.
j) En el caso de personas incapacitadas deberá aportarse la resolución judicial de incapacitación.
k) Cuando la persona interesada no autorice expresamente la consulta telemática de datos de identidad, deberá aportar la documentación que acredite los mismos según la normativa vigente en cada momento.

VALORACIÓN

La valoración de la ayuda a la dependencia consiste en la determinación del grado de dependencia de las personas, la misma que es medida de acuerdo al procedimiento de evaluación de la comunidad autónoma valenciana.

La escala de valoración se completa con los informes médicos que correspondan y una evaluación del entorno en el que vive la persona dependiente. Completada la recopilación de la información, un profesional competente se desplazará al domicilio de la persona dependiente para posteriormente el órgano valorador emita la resolución con la indicación del grado de dependencia y  prestaciones a las que la persona solicitante puede optar de acuerdo a su grado. En un plazo de seis meses desde la fecha de la solicitud inicial, y se notificará a las personas solicitantes o representantes legales.

En Edades  le realizamos todos la documentación para hacerlo más fácil.

Los grados de dependencia:

– Grado III. Gran Dependencia.

La persona necesita ayuda para  actividades de la vida diaria unas cuantas veces al día, así como la presencia continua de otra persona. En este grado de dependencia, es cuando es indispensable asignar un cuidador para todas las funciones cotidianas de la persona con pérdida de autonomía y en situación de dependencia.

– Grado II. Dependencia Severa.

La persona necesita ayuda para actividades básicas de la vida diaria, dos o tres veces al día.

– Grado I. Dependencia Moderada.

La persona necesita ayuda para actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día, o necesita ayuda de manera intermitente.

Esta evaluación, tendrá por objeto conocer el grado de dependencia para hacer esas actividades necesarias del día a día, mencionadas anteriormente.

El siguiente paso sería, que una trabajadora social de los servicios sociales propios de tu municipio, vaya a orientarte de los servicios más adecuados correspondientes a tu nivel de dependencia, habiendo tenido en cuenta las necesidades sociales, sanitarias, económicas (realización del PIA). Cada nivel de dependencia específico da derecho a una gama más o menos amplia de servicios de dependencia, entre los que se encuentran centros de día, teleasistencia domiciliaria, etc. Además, existen varios porcentajes en los cuales la Administración Pública cofinancia tales servicios. como en otras Comunidades Autónomas, existen los cheques de dependencia, con los que se facilita el pago (o copago) de los servicios derivados de la solicitud de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia.

Ley de Dependencia

  • Ayuda a la movilidad.
  • Dar desayuno/comida/cena.
  • Acompañamiento al médico.
  • Tramitación de recetas.
  • Realización de tareas domésticas, compras, otros
  • Ocio (lectura de cartas, libros, juegos de estimulaciónn, paseos…).
  • Ejercicios recomendados fisioterapeuta.
  • Cambios posturales.
  • Servicio de Nocturno